04 marzo 2010

Carta a un político español

Hace unos días, envié una petición de voto en contra a varios partidos políticos españoles. Dos de ellos me han contestado por medio de sus dirigientes. En respuesta a la contestación de uno de ellos que me dijo esto: (he quitado el nombre del senador y el del partido)


Apreciado señor Sánchez:
Respondo a su correo una vez se ha celebrado la votación en el Senado, sabiendo que para usted, así como para muchas otras personas, este tema es de una gran sensibilidad. Para nosotros también, porque entendemos que afecta a la conciencia íntima y personal. Por este motivo, como usted seguramente ya conoce, (nuestro partido) da libertad de voto a sus senadores y senadoras. Así lo hicimos en su momento en el Congreso de los Diputados. Esta libertad de voto no es de ahora, sino que ha sido la manera de actuar de (nuestro partido) desde hace dos décadas.
Dicho esto, es evidente que (nuestra coalición) no ha promovido esta iniciativa, que para nosotros no es una prioridad.
Cordialmente.


he escrito la siguiente respuesta:


Estimado Sr.,
Le agradezco su respuesta.
Celebro que en su partido den libertad de voto a sus senadores, como es lógico y obligado en un partido democrático.
Pero lo que me apena muchísimo es que para su partido, como para otros, no sea una prioridad defender el derecho a la vida de los (sus) futuros votantes.
Entiendo que haya otras prioridades políticamente correctas para no perder votos, pero de verdad creo con todo mi corazón que la máxima prioridad de todos los partidos debería ser defender el derecho a la vida. Aunque nada mas sea porque España está envejeciendo y necesita niños correteando por los parques y llenando los colegios, como usted y yo necesitamos aire para respirar y agua para no morir deshidratados.
Se defiende con mucho fervor estos días en el Parlamento Catalán el derecho a la vida de los toros de lidia. Algunos millones de ciudadanos no entendemos esta paradoja, que se defienda el derecho de animales sobre el derecho de seres humanos. Se defienden hoy causas muy filosóficas y románticas, pero la causa de verdad importante es la del derecho a la vida de los seres humanos gestados en el vientre de esas humanas llamadas mujeres.
El peor espectáculo que he visto en los cincuenta y tres años de vida que tengo ha sido la celebración en el Senado que daba licencia para dar muerte a esos humanos indefensos por parte del partido que ha promulgado esta ampliación de una ley que nunca debiera haberse aprobado en un país democrático. Esto es un nuevo genocidio. No ignorará usted los miles que han sido asesinados en los últimos 25 años solo en España. Son un inmenso grupo de votantes que nunca podrán emitir su voto porque sus gobernantes demócratas se lo han impedido a base de leyes.
Todos saben la solución y la tienen en su mano, pero no la aplican ¿por qué? La respuesta es obvia, hay otros intereses mayores, pero ¿son estos intereses humanos? ¿no es de animales matarse unos a otros? ¿no es una forma de abuso indiscriminado, impedir el nacimiento de maneras sumamente crueles de niños de pocos meses de edad?
Estimado Sr., en las guerras abiertas en los puntos conflictivos hoy en día en el planeta Tierra, mueren menos personas (votantes) de los que mueren en los centros habilitados (con licencia para matar) en los países ¿”desarrollados”?.
Muchas gracias por su atención y su repuesta. Espero de todo corazón que usted y su partido mediten en estas palabras que humildemente le expongo en este correo.
Dios quiera que nuestros políticos puedan ver lo pernicioso de esta ley del aborto, y se retracten antes de que sea demasiado tarde para ellos, pues todos tendremos que pasar ante el tribunal del Creador, que si bien es un Dios de Amor, también es un Dios justo, y no dejará sin castigo al culpable, según dice la Biblia.
Los creyentes de este país pedimos por ustedes los políticos para que Dios (crean en Él o no) les dé sabiduría e inteligencia para gobernar, sabiendo que gobernar no ha de ser nada, pero nada fácil.
Que Dios le bendiga.

2 comentarios:

Ruth Rodríguez dijo...

Creo que como cristianos evangelicos es nuestra obligación orar y ayunar por los politicos y más aun por la ley del aborto, debemos seguir teniendo fe y esperanzas de que esta ley sea abolida tarde o temprano,debemos tener presentes a nuestro futuros hijos, que tal vez puedan cometer el error de abortar sin ni siquiera tener el conocimiento del pecado cometido solamente porque la ley asi lo declara.
Es primordial presentar en nuestras oraciones la vida de los politicos, para que Dios los restaure y les cambie su manera de pensar, y orar por aquellas jovenes que se hayan quedado embarazadas sin quererlo y que en este momento estan pensando en la probabilidad de abortar. Y por aquellas que aun teniendo la opcion de abortar no lo hacen y siguen adelante con su embarazo, para que Dios las siga fortaleciendo cada dia más.

Anónimo dijo...

Paco, me ha gustado tu respuesta a la carta del político que mencionas, y debo decir que tengo el mismo sentir que tu sobre el comentario de las felicitaciones en el Parlamento por la aprobación de la ampliación del aborto. Viendo las imágenes me venía el recuerdo de aquellas otras en las que algunos palestinos festejaban el ataque a las torres gemelas aquel fatídico 11 de septiembre. ¡Cómo es posible que un ministro de justicia y otra de salud vayan a felicitar a su compañera del ministerio de igualdad por una ley que permite que las madres maten a sus propios hijos! ¡Que tipo de gobierno es este!
También recordé aquellos días de la antigüedad cuando Faraón mandó matar a todos los niños varones, (perdonó a las niñas); o aquellos otros en los que Herodes proclamó el asesinato de todos los niños menores de dos años cuando acababa de nacer el Mesías. No hay nada nuevo debajo del sol; sin embargo, los promulgadores de esta ley se proclaman progresistas, modernos ¡que gran mentira!
Vivimos tiempos peligrosos, dijo el apóstol Pablo, porque los hombres serán amadores de si mismos, insensibles, sin afecto natural, que prefieren besar un perro que abrazar un niño. Jesús nos dijo que en estos días finales, el aumento de la iniquidad hará que el amor de muchos se enfríe...
Hoy mismo he acudido con toda mi familia a la concentración en contra del aborto que se ha realizado en Barcelona, para clamar al cielo en favor de los no nacidos cuyos embriones son vistos por los ojos de Dios en el vientre de su madre. Recuerda lo que dice el salmista en Salmo, 139 "Tus ojos vieron mi embrión, y en tu libro se escribieron todos los días que me fueron dados, cuando no existía ni uno de ellos". Pero como sabemos, por las Escrituras, hay uno que ha venido para abortar los planes de Dios, para matar, robar y destruir, PERO JESUS HA VENIDO PARA DARNOS VIDA Y VIDA EN ABUNDANCIA".
En fin, amado Paco, felicidades por tu blog. Seguiremos viviendo como justos, por la justicia de Jesús, para que el juicio sobre la Sodoma en que vivimos se retarde porque donde abunda el pecado sobreabunda la gracia.
Confiados en Su misericordia.
Un abrazo.
VIRGILIO ZABALLOS. Terrassa (Barcelona).